Los que son difamados por dar la cara y pedir LIBERTAD, los que saben que el comunismo ha destruido nuestro país y lo gritan, los que ponen en evidencia a los cobardes, serán criticados, serán odiados o amados, pero gracias a su valentía, el mundo sabe y escucha. El silencio en una batalla no es ocupar una postura, es una tibia pose de comodidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies