En el mundo entero un nuevo año.
En Cuba otro aniversario de dictadura. Ni eso nos han dejado, ni padres nuestros, ni aves María, ni Reyes magos, ni pan con guayaba.
Es incuestionable el renacer, la rebelión, el agotamiento del miedo, las cárceles llenas, los nuevos lemas premiados, la sopa sin colorante. El fin.
Estoy disponible para gritar verdades, para dar mi firma mi testimonio y mi madurez por si sirven de algo. Soy isleña, soy cubana, soy de Santos Suarez, soy chancletera, soy generación de apagones, soy aguaceros inundando casas, soy 8×8 de luz, soy escuela al campo, soy ex pionera, soy arroz, chícharo y huevo.
Último día del año del despertar. Eso de, Ya viene llegando, se agradece pero no ha traído buena suerte. Seguimos con el Patria y Vida a ver qué pasa?
Aquí somos la voz, úsennos cubanos, para algo más que las recargas. No es una crítica, es una petición.
No soy Archipiélago. Soy una de un pasillo amarillo que creció con la suela de los zapatos rotos y el bistec de mi abuelo. Déjenme ayudar a ayudarlos a gritar. Somos un montón, con sus problemas semi resueltos, que no buscamos reconocimiento ni gloria, ni sueldos florero. Solo queremos poder devolver los contenes a los jóvenes, eliminar el miedo y el tono de voz. Shhhh bajito.
Somos ustedes, ustedes soy yo. Úsennos como portavoces al mundo de la realidad, de la Cuba que no salvó Eusebio, la que se nos cae.
Por un próximo año nuevo que sea tan solo un año nuevo. No un aniversario
Porque Cuba es mía también.
Feliz 2022 sin aniversarios de héroes, feliz 2022 por la libertad y la vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies